5 consejos para decorar una casa o departamento rentado

Grandes cuadros, paredes llenas de color y muebles a la medida, ¿alguna vez lo has imaginado? Mudarse y tener un nuevo hogar es la mejor oportunidad para decorar y crear un ambiente de ensueño. Desafortunadamente, no es tan sencillo transformar un espacio cuando éste es rentado o no se trata de un inmueble propio.

¿Cómo decorar una vivienda sin invertir de más? La primera regla es: todo lo que pongas en la casa o departamento debe ser desmontable, es decir, debes poder llevártelo cuando llegue el momento de partir.

Si tu contrato termina, no querrás dejar tus cuadros, persianas o instalaciones. No veas esto como un límite, sino como una oportunidad para ser creativo.

¡Toma en cuenta estos consejos!

1. Planea la cantidad y el tamaño del mobiliario. Si vas a comprar muebles nuevos, elige aquellos que sean versátiles y se acoplen a distintos lugares. Esto es importante porque en un futuro te mudarás y llegarás a otra casa con diferente tamaño y distribución.

Consejo: No inviertas en muebles hechos a la medida y trata de elegir colores que combinen con todo.

2. Dale color a las paredes con cuadros y adornos. La mayoría de los departamentos y casas en renta suelen tener las paredes pintadas de blanco y, en muchas ocasiones, los dueños no permiten cambiar el color o añadir productos permanentes. Si quieres darles un poco de vida, tu mejor opción son los cuadros.

Consejo: Elige los que consideres que pueden servirte en cualquier lugar al que decidas cambiarte. Recuerda que existen adhesivos que los fijan a la perfección, de esta forma evitarás hacer hoyos en las paredes.

3. Utiliza cojines y cobijas para dar color. Los textiles le darán mayor personalidad a tu casa —y lo mejor, sin tener que gastar mucho dinero—. Usa cortinas, manteles, cobijas, cojines y alfombras en los distintos ambientes de tu hogar.

Consejo: Elige colores y patrones que resalten en las paredes blancas. La ventaja de elegir muebles que combinen con todo, es que también podrás escoger telas de cualquier textura y color.

4. Compra lámparas que puedas llevarte cuando te mudes. Las lámparas le dan un toque sofisticado a cualquier espacio, pero ¿para qué invertir en ellas si no te las podrás llevar al final del contrato? Si por alguna razón piensas que debes cambiarlas, elige las que te puedas llevar cuando llegue el momento de mudarte.

Consejo: Si es posible, cambia los focos por luces inteligentes. Así, además de darle un toque moderno a tu casa, podrás ahorrar en energía.

5. Decora con plantas y flores. No importa si tu casa es propia o rentada, las plantas nunca pueden faltar. Son alegres, dan vida y se ha demostrado que influyen en el estado de ánimo de las personas.

Consejo: Si vas a decorar con plantas, tómate tu tiempo para cuidarlas. Puedes elegir flores con aroma para perfumar delicadamente tu hogar —sin tener que gastar en aromatizantes artificiales—.

Una de las mayores ventajas de tener una casa propia es poder decorar y remodelar sin tantas preocupaciones. Muchas personas ya están listas para dar ese gran paso, pero no lo saben.

Si estás pensando en mudarte, y te has preguntado por qué continuar pagando renta y no la mensualidad de una casa propia, este es tu momento.

Con un proceso 100% online, personalizado y 3 veces más rápido que el otorgado por los bancos, Smart Lending te ayuda a estrenar inmueble en menos de un mes.

¡Compra la casa de tus sueños y decórala a tu gusto! Pre-apruébate, descubre si eres candidato y conoce hasta cuánto te podemos prestar.

pre aprueba crédito hipotecario

 

 

*Consulta Términos y Condiciones

Tags:
Leave a Comment